symbol_negative_486.png

¿Qué son los dividendos?

En la sección “¿Qué son las acciones?” explicamos como las empresas se financian gracias a las acciones. Los accionistas tienen el derecho a participar de los beneficios de la empresa en el caso de que esta decida distribuirlos. Los dividendos son el reparto de parte de los beneficios de la empresa entre el accionariado. Aquí vamos a ver porqué las empresas distribuyen dividendos, qué tipos de dividendos existen, quíen determina la cuantía de esos dividendos y al final veremos si las empresas que pagan elevados dividendos son automáticamente mejores inversiones.

 

1.- ¿Por qué las empresas distribuyen dividendos?

Los dividendos son un reparto parcial del beneficio de la empresa, así que estos dependen directamente por lo general de si la empresa ha obtenido beneficios.

Cuando una empresa genera beneficios, con ese dinero tiene varias opciones:

 1) reinvertirlo en nuevos proyectos de la empresa,

 2) pagar deudas,

 3) aumentar sus reservas y

 4) distribuirlo entre sus accionistas.

Vemos que solo en una de estas cuatro opciones las empresas pagan dividendos, es por ello importante aclarar que no todas las sociedades anónimas pagan dividendos. Un claro ejemplo de la primera opción  es Google, que no ha pagado ni un solo dólar en dividendos en toda su historia y la nueva empresa matriz Alphabet no tiene tampoco pensado hacerlo en el futuro. Desde el punto de vista de una empresa solo tiene sentido repartir dinero a los accionistas cuando no hay entre comillas “nada mejor” que hacer con ese dinero. Posiblemente ahora mismo te estés preguntando: Un momento, ¿no es el objetivo de la empresa generar ganancias para sus accionistas? Generar ganancias si, pero no necesariamente para distribuirlos entre sus accionistas. 

Empresas como por ejemplo Google, piensan que pueden invertir sus beneficios en mejores proyectos de lo que sus inversores lo invertirían en otras inversiones alternativas en el mercado de valores. Si la empresa se encuentra en un mercado en crecimiento, preferirá reinvertir el dinero en si misma y así hacer crecer la empresa mucho más rápido. Ese dinero se suele utilizar en Investigación y Desarrollo para tratar de aumentar su cuota de mercado y producir beneficios mayores en el futuro o bien expandir sus actividades operativas como penetrar en nuevos mercados, adquirir nuevas empresas o invertir en nuevos modelos de negocio.

La segunda de las opciones era la de pagar la deuda en caso de que la empresa haya tenido que pedir un crédito al banco para financiarse. Los beneficios obtenidos se pueden utilizar para pagar los intereses y el principal de dichos créditos.

A veces la empresas, como suele pasar en el caso de los bancos, prefieren utilizar sus beneficios para aumentar preventivamente las reservas de la empresa y cubrir así futuras eventualidades.

Acabamos de ver las tres opciones que tienen las empresas que generan ganancias pero no pagan dividendos. Vamos a ver ahora porqué hay empresas que si que reparten dividendos.

Los accionistas de las grandes empresas y corporaciones ya consolidadas, que ya no son empresas innovadores y en crecimiento, esperan de ellas que repartan dividendos. Por lo general, los beneficios suelen ser mayores a los proyectos en los que la empresa tiene previsto invertir y por eso los accionistas quieren ver dinero en efectivo.

En muchos sectores se ha convertido también en costumbre pagar dividendos todos los años. Así por ejemplo en el 2015, año en el que a las gigantes energéticas no les fue muy bien, Repsol siguió repartiendo constantemente dividendos, aún cuando sus beneficios se desplomaron, para mantener contentos a sus inversores. No hay que irse tan al pasado, en el 2019, una de sus filiales, Repsol Petróleos S.A., también distribuyó dividendos cor cargo a las reservas.

A estas grandes empresas y corporaciones se les llama “Bluechips” en la jerga financiera y son empresas con una baja fluctuación en la cotización de la acción, que generan sólidas ganancias año tras año y que pagan parte de estas ganancias a sus accionistas.

 

2.- Tipos de dividendos

Hay diferentes formas de clasificar los dividendos. Si atendemos a las formas de pago existen dos tipos:

 

1) dividendos en efectivo, en este caso la empresa transfiere la parte proporcional de los beneficios en dinero al depósito de valores del accionista.

2) dividendos en acciones, llamados en inglés “scrip dividens”, en los que los accionistas en vez de recibir dinero, obtienen acciones nuevas de la empresa en cuestión.

En función al momento de su reparto se puede clasificar a los dividendos de la siguiente forma:

1) dividendos ordinarios, son los que están previstos en el calendario de la empresa y que sabéis que vais a cobrar en una fecha determinada.

2) dividendos extraordinarios, son los que la empresa decide repartir cuando ha obtenido más beneficio del esperado gracias a una actividad extraordinaria.

3) dividendos a cuenta, son los que obtiene el accionista antes de finalizar el ejercicio fiscal.

4) dividendos complementarios, son los que se pagan una vez finalizado el ejercicio fiscal y cuando las cuentas han sido aprobadas. 

5) dividendo fijo, es aquel dividendo fijado por la empresa con independencia de los beneficios obtenidos en el ejercicio.

Por lo general, las empresas suelen distribuir dividendos dos veces al año. Hay empresas norteamericanas que distribuyen dividendos cada trimestre e incluso existen empresas canadienses que distribuyen dividendos cada mes. El calendario de pagos de dividendos de las empresas se encuentra fácilmente en diferentes páginas web en internet como por ejemplo en Investing.com.  

 

3.- ¿Cómo y quién fija la cuantía de los dividendos?

Lo primero es saber que los dividendos dependen de una cuestión bastante básica: ¿Hay dinero en la cuenta o en la caja para pagar los dividendos? En muy pocas ocasiones las empresas piden créditos para pagar dividendos, estaríamos hablando de una excepción.

La junta directiva de la sociedad anónima se encarga de presentar a los accionistas las cuentas de la empresa en la asamblea general y propone la cuantía de los dividendos. Los accionistas, que son los propietarios de la empresa, deciden por mayoría simple si aceptan la propuesta o si la desestiman. Así que se podría decir, que son los propios accionistas, los que determinan la cuantía de los dividendos. Como vimos en el video de los tipos de acciones, esto no es válido para los accionistas preferentes, ya que no tienen derecho a voto.

Desde el año 2016, existen unas fechas claves que regulan la distribución de los dividendos.

Fecha de declaración, ex-dividendo, de r

En primer lugar está la fecha de declaración o declaration date en inglés, que es cuando la junta directiva comunica la cuantía y la fecha del reparto de dividendos. La fecha de declaración debe ser al menos dos meses antes de la fecha de pago.

Luego está la fecha ex dividendo o ex-dividend date en inglés, antes de la cual tienes que haber comprado la acción si quieres poder acceder al próximo dividendo.

Después viene la fecha de registro o record date, en la que la empresa hace oficial los accionistas que van a cobrar el dividendo.

Y por último, la fecha de pago, que es cuando se materializa el pago del dividendo.

Es muy importante saber, que cuando una empresa reparte dividendos, la cotización de las acciones en la fecha ex-dividendo desciende más o menos en la misma cuantía que el dividendo. Vamos a ver esto con un ejemplo. Supongamos que la acción de nuestra empresa XYZ S.A. cotiza un día antes de la fecha ex-dividendo a 10€ por acción. Se decidió distribuir en la fecha de declaración un dividendo de 0,5€ por acción, por lo tanto en la fecha ex-dividendo la cotización de nuestra acción descenderá 0,5€ y se situará en 9,5€. 

Ejemplo reparto de dividendos.jpg

Esto se hace así para evitar que la gente listilla compre la acción el día antes de cobrar el dividendo, ingrese el dividendo y justo después venda la acción.

 

4.- ¿Son las empresas que pagan elevados dividendos automáticamente mejores inversiones?

Pasamos ahora a la pregunta de si las empresas que reparten dividendos elevados son automáticamente mejores inversiones. Como supongo que ya habrás adivinado, la pregunta no se puede responder con un claro Si o un No. Los dividendos por si solos no dicen nada. Tienes que considerar los dividendos siempre en contexto con los beneficios de la sociedad anónima y también en relación con la cotización de la empresa. Estas dos relaciones son unas métricas muy interesantes que te dicen si los dividendos son atractivos o no. ¿Cuál es la métrica que relaciona los beneficios con los dividendos? Este indicador se llama Payout y es el porcentaje de beneficios que la empresa destina a repartir a los accionistas en forma de dividendos. La media del Payout de las empresas españolas está entre el 30 y el 50%.

La métrica que representa la relación entre los dividendos y la cotización de las acciones de la empresa es la rentabilidad por dividendo. Vamos a calcular ahora la rentabilidad por dividendo de nuestra empresa XYZ S.A. cuya cotización era de 10€ por acción y habíamos dicho que el dividendo por acción era de 0,5€. Si dividimos los dividendos de 0,5€ entre los 10€ de cotización, obtenemos una rentabilidad por dividendo del 5%. Por cada Euro que hayas invertido en la sociedad anónima XYZ al valor de cotización de 10€ obtendras un 5% de rentabilidad por dividendo. Si has comprado la acción más barata de 10€ estarás obteniendo un mayor retorno gracias a la evolución del valor de la acción. El rendimiento también puede ser negativo si has comprado la acción a un precio mayor de 10€ por acción.

Cuando ambas métricas se unen, es decir una rentabilidad por dividendo decente que proviene de ganancias corporativas sostenibles, entonces hablamos de un Value Investment. Esta estrategia de inversión es la que ha seguido Warren Buffett durante toda su vida y su éxito le precede.