symbol_negative_486.png

¿Qué es el BCE y cuales son sus tareas?

El Banco Central Europeo atrae una amplia cobertura mediática cada vez que decide cambiar la tasa de interés base. Pero, ¿sabes que efectos tienen estos cambios en tu vida o en tus inversiones financieras? y ¿qué papel juega el BCE en nuestro sistema económico?. Todo esto, os lo explicamos aquí de la forma más simple posible.

 

1.- ¿Qué es el BCE?

El Banco Central Europeo, BCE, es el banco central de los países de la Unión Europea, está situado en Frankfurt (Alemania) y es políticamente independiente. El conjunto del BCE y todos los bancos de los países de la Unión Europea constituye el Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC). Como aún hay países dentro de la Unión Europea que no han adoptado el Euro, el llamado Eurosistema está compuesto por el BCE y los Bancos centrales nacionales (BCN) de los estados miembros de la Unión Europea cuya moneda es el Euro. Los BCN se dedican a ejecutar las decisiones y políticas elaboradas por el BCE dentro de cada uno de los países.

BCE banco de los bancos centrales

El BCE es por tanto el banco de los bancos centrales. Al igual que tú tienes una cuenta en tu banco, los bancos centrales tienen una cuenta en el BCE, de dónde pueden tomar prestado dinero o guardan sus reservas mínimas. También se suelen utilizar las cuentas del BCE cuando los bancos se prestan dinero entre sí.

 

2.- Objetivos y funciones del BCE

La misión del BCE está muy bien descrita en su página web. Allí pone que su principal función es mantener la estabilidad de precios en la Eurozona. Concretamente esto significa que su objetivo es mantener la tasa de inflación, la tasa con la que los precios crecen en la Eurozona, por debajo aunque próximo 2% a medio plazo. Si la tasa de inflación aumenta desproporcionadamente, se habla de hiperinflación. La hiperinflación es tan perjudicial como la deflación, que es una inflación negativa, y que hace caer no solo los precios de la Eurozona sino también el poder adquisitivo. Es por ello, que la tasa del 2% es considerada por los expertos como una tasa muy beneficiosa. El BCE también apoya a la Unión Europea a alcanzar sus objetivos, mientras no entren en conflicto con la estabilidad de precios. Los objetivos de la Unión Europea suelen ser el crecimiento económico y el pleno empleo.

Entre las funciones principales del BCE se encuentra la de definir y ejecutar la política monetaria de la zona euro con el objetivo principal antes mencionado de garantizar la estabilidad de precios manteniendo la inflación en torno al 2%.

En los últimos años, el BCE ha ido asumiendo otras tareas, por ejemplo, tiene el derecho exclusivo a autorizar la emisión de billetes de Euro. Los estados miembros pueden emitir dinero, pero la cantidad debe ser autorizada de antemano por el BCE.

Desde 1999, mantiene las reservas de divisa de los países miembros y dirige las operaciones de cambio de divisas si el Euro evoluciona de forma indeseable frente a otras reservas de divisas. Además, desde la crisis financiera del 2008 ha asumido cada vez más tareas de en el área de supervisión y regulación bancaria.

 

3.- Instrumentos de la política monetaria

Con la ayuda de la política monetaria, el BCE puede controlar la oferta monetaria, es decir la cantidad de dinero en circulación. Este control de la oferta monetaria es una tarea crítica, ya que tiene un impacto directo sobre la inflación y por consecuencia sobre la estabilidad de precios.

Si hay mucho dinero en circulación, el valor del dinero disminuye. En este escenario, hay un aumento de la inflación. Por el contrario, si hay menos dinero en circulación, aumenta el valor del dinero y la inflación se frena.

Para cumplir con sus funciones y alcanzar el objetivo de la estabilidad de precios, el BCE dispone de diversos instrumentos, como son el tipo de interés central, las reservas mínimas, que los bancos tienen que depositar en el BCE, las operaciones de mercado abierto y las llamadas facilidades permanentes.

 

3.1.- Interés central

El tipo de interés central lo fija el propio BCE una vez al mes y es el tipo de interés al que los bancos pueden pedir dinero prestado al BCE a través de sus bancos centrales. Este tipo de interés central influye indirectamente en los niveles de interés de los bancos. Si el tipo de interés central es bajo, los bancos pueden pedir prestado dinero en condiciones muy ventajosas y transferir parcialmente dichas condiciones ventajosas a las empresas, que podrán ejecutar inversiones como por ejemplo construir nuevas fábricas, comprar una flota de vehículos o invertir en marketing. Además, los bancos también pueden conceder préstamos en dichas condiciones favorables a clientes privados, lo que significa que aumenta el consumo, ya que dichos clientes se pueden permitir más fácilmente comprar una casa o un nuevo coche. El aumento del consumo y las inversiones empresariales alientan el crecimiento económico. Si en esta situación económica ascendiente la inflación se disparara, el BCE puede aumentar el tipo de interés para controlar la situación.

La política de tipos de interés es como una balanza, el BCE tiene que encontrar un equilibrio entre crecimiento económico y estabilidad de precios.

Actualmente estamos en una fase histórica de tipos de interés bajos. Desde marzo del 2016 el tipo de interés central es del 0%. Esto significa que los bancos pueden pedir dinero prestado al BCE sin pagar intereses. Los expertos no creen que el tipo de interés central vaya a aumentar en un futuro próximo, ya que un aumento de este podría causar problemas a países económicamente más débiles como España, Italia o Grecia.

 

3.2.- Reservas mínimas

Las reservas mínimas son el segundo instrumento con el que el BCE puede garantizar la estabilidad de precios en la Eurozona. Los bancos de la Eurozona deben mantener obligatoriamente un determinado nivel de fondos, denominados reservas mínimas, en cuentas con el BCE. Si por ejemplo, el BCE establece un tipo de reserva mínima del 2%, los bancos deben depositar 2€ en el BCE como garantía por cada 100€ de capital almacenado y solo pueden prestar 98 € a sus clientes. Si el tipo de reserva mínima aumentase al 5%, los bancos deben depositar 5€ en el BCE por la misma cantidad y solo se pueden otorgar 95€ en créditos, disminuyendo de esta manera la cantidad de dinero en circulación. Con el aumento de las reservas mínimas se saca dinero del mercado ya que se puede prestar menos cantidad a los clientes de los bancos.

 

3.3.- Operaciones de mercado abierto

En las operaciones de mercado abierto, el BCE realiza subastas de dinero entre los bancos que tienen una cuenta en el BCE. El BCE establece la tasa de interés mínimo de puja, por debajo de la cual, los bancos no entran a la subasta. El dinero se distribuye conforme a los tipos de interés ofertados. El banco que ofrezca los tipos de interés más altos recibe primero los fondos y así sucesivamente hasta que se agote el importe total de la subasta. A cambio de este préstamo a corto plazo, los bancos han de entregar como garantía unos activos financieros admitidos. Cuando llega el vencimiento de la operación, los bancos reembolsan los créditos y se les devuelve los activos que habían sido depositados como garantía.

 

3.4.- Facilidades permanentes

Las facilidades permanentes tienen un plazo muy corto, generalmente de un día y se llaman permanentes porque siempre pueden utilizarse. Los bancos obtienen liquidez acudiendo a las facilidades marginales de crédito, mientras que las facilidades marginales de depósito les permiten depositar su excedente de liquidez. Al igual que en las operaciones de mercado abierto, los bancos entregan aquí también activos financieros como garantía. Por lo general, el tipo de interés de la facilidad marginal de crédito es sensiblemente más alto que el tipo de interés central, y el tipo de interés de la facilidad de depósito es sustancialmente inferior al tipo de interés central. Por eso los bancos solo acuden a estas operaciones cuando no existen otras alternativas.

 

4.- Influencia de las decisiones del BCE en nuestras finanzas

Llegamos a la parte que más os interesa, esto es, qué influencia tienen las decisiones del BCE en tus finanzas. Si el BCE disminuye el tipo de interés central, entonces los bancos disminuyen el interés que te pagan por mantener el dinero en las cuentas corrientes. Puedes ver la política de tipos de interés del BCE directamente en tu libreta o cuenta de ahorros. Desde la crisis financiera del 2008, los intereses de tus cuentas bancarias han ido cayendo de forma constante a medida que el BCE ha ido disminuyendo la tasa de interés central. Nos encontramos en una fase de bajos tipos de interés en la que los ahorros depositados en el banco apenas reciben intereses o incluso tienen intereses negativos. Si quieres obtener unos intereses decentes, no te queda otra que invertir esos ahorros.

La ventaja de las fases de bajos tipos de interés es que estos también son bajos para los préstamos. Estas son buenas noticias para la gente que quiere comprar, renovar una casa o refinanciar una vivienda, ya que pagas menos intereses. Sin embargo, las bajas tasas de endeudamiento conllevan el riesgo de sobreendeudamiento o la formación de una burbuja de deuda.

En una fase, en la que el tipo de interés central del BCE es alto, recibes más intereses sobre el dinero depositado en tus libretas o cuentas de ahorros. Por otro lado, estas son fases de alta inflación y por ello el interés real es bajo. Supongamos, por ejemplo, que tienes un 3,5% de interés en tu cartilla de ahorro y que la tasa de inflación en ese momento es del 3% debido a un alto tipo de interés central. Por lo tanto, tu tasa de interés real es únicamente del 0,5%. Tienes un 3,5% más de dinero, pero a su vez ese dinero vale un 3% menos. Por este motivo, tampoco llegarás a ser millonarios en fases de altos intereses con el dinero aparcado en libretas o cuentas de ahorro en el banco.