symbol_negative_486.png

¿Qué son los bonos?

 

1.- ¿Qué son los bonos?

Es importante aclarar unos conceptos antes de de empezar. A los bonos también se les denomina títulos de renta fija, títulos de deuda o empréstitos. A su vez, dependiendo de la duración estos títulos de renta fija se pueden llamar pagarés (cuando tienen una duración menor a 1 año), letras (cuando tienen una duración menor a 2 años) u obligaciones (cuando tienen una duración mayor a 10 años). Los bonos son valores de renta fija por los que el comprador adquiere el derecho a la devolución del total de su inversión en la fecha de vencimiento, así como el derecho al pago de intereses previamente pactados, que son conocidos como el cupón. Los bonos se distribuyen a través de los bancos y sirven como instrumento de financiación para las entidades que los emiten, los emisores.

 

Existen dos tipos de bonos:

  • bonos públicos o también llamados bonos de Estado, que son los emitidos por Estados y otras entidades públicas con el objetivo de financiar los presupuestos generales del Estado u otros presupuestos públicos.

  • bonos privados o también llamados bonos corporativos y son emitidos por empresas para financiar fusiones o adquisiciones o bien para financiar costes de expansión.

Si por ejemplo la empresa XYZ S.A. quiere expandirse o tiene una idea innovadora para un nuevo producto y necesita 4 millones de Euros con los que construir por ejemplo una nueva planta de producción, un almacén y para poder vender ese producto. La empresa XYZ tiene dos opciones a la hora de cubrir esa necesidad financiera de 4 millones, aumentar el capital propio emitiendo más acciones y dando entrada a nuevos accionistas o bien se endeuda pidiendo un crédito bancario o emitiendo bonos. En la mayoría de los casos se llevan a cabo conjuntamente.

Aumento de capital o endeudamiento.jpg

Emitiendo bonos, la empresa recibe dinero, que debe reembolsar a los inversores al finalizar el plazo junto con intereses sobre el dinero prestado o cupón. A diferencia de los dividendos de las empresas, el pago del cupón es obligatorio independientemente de si a la empresa le va bien o mal. Al comprar bonos, el inversor o en este caso también llamado tenedor de bonos, pasa a ser acreedor de la entidad emisora y su labor es parecida a la de los bancos.

 

2.- Componentes de los bonos

Un bono se compone básicamente de tres componentes: El primero es el valor nominal, el segundo es el cupón y finalmente la duración.

 

2.1.- Valor nominal

El valor nominal es el valor que se le asigna al bono en el momento de la emisión. En el ejemplo de la empresa XYZ S.A., si el valor nominal es de 1.000€, la empresa XYZ emitirá 4.000 bonos y el inversor puede comprarlos a 1.000 €/bono. Esta también es la cantidad de dinero que el inversor recibe al final del plazo de vencimiento.

Bono valor nominal.jpg
 

2.2.- Cupón

Bono cupón.jpg

El cupón es la cantidad que recibe el inversor por los intereses que genera el bono. El pago del cupón depende del tipo de bono, normalmente el cupón suele ser anual. En los bonos americanos, el pago del cupón es semestral. El término cupón tiene su origen en que las antiguas emisiones de empréstitos en forma de títulos físicos incluían en el propio documento acreditativo que se entregaba a cada comprador una serie de pequeños cupones en los que constaban cada una de las fechas de pago del cupón, así como su cantidad y que había que cortar y entregar en el banco para obtener dicha cantidad. Evidentemente, hace años que no se utiliza este sistema, ya que ha sido sustituido por el sistema de anotaciones contables y de forma electrónica, si bien, se ha mantenido el término cupón. 

En el ejemplo de la empresa XYZ S.A. con un bono de valor nominal de 1.000 € y un cupón anual del 4% con una duración de 5 años. Entonces el tenedor de bonos recibe cada año 40 € por cada bono de valor nominal de 1.000€ que haya comprado y así durante 5 años. Al vencimiento del bono, es decir al final del quinto año, se le reembolsan además los 1.000 € de valor nominal. Es decir, el tenedor de bonos obtiene 40 € de cupón más el reembolso del valor nominal de 1.000 €, en total 1.040 €.

Dependiendo del tipo de bono, los intereses no siempre son fijos, sino que también pueden ser variables, por ejemplo, los que están asociados a un índice como el EURIBOR, a estos bonos se les llama bonos de cupón flotante. El reparto de intereses se puede producir periódicamente durante toda la duración, como hemos visto en este ejemplo, o también en la fecha de vencimiento del bono. A estos últimos, que no pagan intereses durante su vida, sino que lo hace íntegramente en la fecha de vencimiento se le llama bonos de cupón cero. Tomando nuestro ejemplo anterior, simplemente recibiríais 1.200 € en la fecha de vencimiento del bono.

 

2.3.- Duración o plazo de vencimiento

El tercer elemento de los bonos es su duración o plazo de vencimiento. Por lo general los bonos tienen una duración de entre 3 a 7 años. Este plazo también puede ser mucho más largo. Hay bonos de Estado con duración de 30 años o más. Esto no significa que haya que esperar 30 años para recuperar el capital invertido. Afortunadamente los bonos se pueden comprar y vender a través de la Bolsa. Por este motivo, los bonos al igual que las acciones también tienen un valor de cotización, pero este no se mide en Euros, como el de las acciones, sino en porcentaje.

Bono duración.jpg
 

3.- ¿Cómo puedo ganar dinero con los bonos?

Volvemos a los valores de nuestro ejemplo anterior. Si el comprador adquiere un bono de 1.000 € de valor nominal y el valor de cotización está al 100%, entonces tendrá que pagar 1.000 €, que son también los que se le reembolsarán en la fecha de vencimiento. Si el valor de cotización está en el 95%, entonces sólo tendrá que pagar 95% por el bono de valor nominal 1.000 €, es decir 950 €. Habrá comprado el bono más barato que su valor nominal y a parte de los beneficios por el cupón, estará obteniendo una plusvalía gracias al valor de cotización. Este tipo de plusvalía no solo se puede obtener en la compra sino en la venta. Cuando un bono se revaloriza, su valor de cotización aumenta y si el tenedor del bono lo vende, habrá obtenido una plusvalía.

 

Aquí se observa que con un bono se puede ganar dinero de dos formas diferentes, una con el cobro del cupón y otra, más especulativa, con las plusvalías debidas al valor de cotización.

 

4.- Riesgos y calificación de riesgo

A pesar de ser activos financieros de renta fija y saberse con anterioridad cual va a ser el retorno de la inversión, invertir en bonos puede tener ciertos riesgos ya que no son activos financieros garantizados. Que sea un activo de renta fija, no significa que sea una inversión sin riesgo. ¿Cuáles son estos riesgos?

  1) El primer riesgo es riesgo de la inflación. Si la tasa de inflación es mayor que el interés del bono, el rendimiento del bono en ese año será negativo.

  2) El segundo riesgo es el de liquidez en el mercado. Sino hay mucha oferta y demanda, se pueden tardar días en comprar o vender un bono.

  3) Pero sin duda el riesgo más importante es el riesgo de crédito, es decir la posibilidad de que el emisor del bono no pueda hacer frente al pago de los cupones o del capital principal y es por este motivo, por los que hay bonos con mayores rendimientos que otros. La siguiente tabla muestra el rendimiento de los bonos de Estado a 10 años de diferentes países. Los bonos de Estado de Japón o España pagan intereses más bajos a sus tenedores que los de Brasil, que se sitúan actualmente sobre el 9 %. Esta diferencia es debida principalmente a la llamada calificación crediticia.

La calificación de los países las llevan a cabo las agencias de calificación, entre las cuales, las más famosas son por ejemplo Standard & Poor’s, Fitch Ratings y Moody’s. Estas agencias de calificación evalúan la probabilidad de que el país respectivo no pueda pagar sus deudas (bonos) o solo los pague parcialmente en el futuro. Cuanto menor es la calificación, mayor es el riesgo

Aunque con los bonos también existe el potencial de especular, suelen ser por lo general activos financieros con menos riesgo y menos volátiles que las acciones. Además, en caso de insolvencia, los tenedores de bonos son acreedores y como tales siempre se saldan antes que los accionistas. Es por estos motivos por la que son muy utilizados para minimizar el riesgo en carteras de inversiones de personas conservadoras con una mayor aversión al riesgo o bien por personas cerca de la edad de jubilación, que buscan un retorno fijo a bajo riesgo. También son utilizados por muchos gestores de fondos de inversión en acciones para disminuir el riesgo de dichos fondos.