symbol_negative_486.png
¿Qué son los ETFs? Exchanged Traded Funds explicados fácilmente

¿Qué son los ETFs? Exchanged Traded Funds explicados fácilmente

 

1.- ¿Qué son los ETF?

ETF - Exchange Traded Funds - Fondos de

ETF son las siglas de Exchange Traded Fund. Los Exchange Traded Funds o en español, fondos de inversión cotizados, son activos financieros que evolucionan como un índice bursátil y que por lo tanto lo replican. En comparación con otros productos de índices bursátiles, los ETFs tienen un muy escaso Tracking Error, es decir, una muy pequeña discrepancia con el índice. El Tracking Error se debe principalmente a los costes de transacción en la compraventa de cada uno de los títulos que componen el índice.

Los ETFs son, como las acciones, negociables a diario en el mercado y cotizan en el mercado secundario, lo que nos permite saber su valor en todo momento. Estas dos primeras características los diferencian bastante de los fondos de inversión, que solo se pueden comprar y vender al final del día una vez que se ha calculado su valor de liquidación al término de la sesión de la Bolsa.

 

Los ETFs son productos de inversión gestionados de forma pasiva, ya que solo buscan copiar el comportamiento del índice. Es por ello que en los ETFs no existe la figura del gestor del fondo haciendo Stock Picking, es decir, eligiendo los valores del fondo individualmente intentando batir al índice. Los ajustes tienen lugar por lo general en un sistema informático, que comercia automáticamente y ahorra costes, por lo que las comisiones suelen ser muchos más bajas, ya que no hay que pagar la figura del gestor o gestores.

 

El único inconveniente que tienen los ETFs en comparación con los fondos de inversiones en España es que en los fondos de inversión tradicionales puedes ir traspasando el dinero de un fondo a otro sin pagar impuestos sobre los beneficios obtenidos hasta la venta final de las participaciones en el fondo. Con los ETFs esto no es posible, no puedes traspasar el dinero de uno a otro, ya que tenéis que vender y comprar para pasar el dinero a otro ETFs, lo que significa que tenéis que pagar impuestos sobre los beneficios de la venta, disminuyendo así el patrimonio.

 

2.- Métodos de replicación de los ETFs

La creación de un ETF se puede llevar a cabo de diferentes formas o métodos de replicación del índice. Existen fundamentalmente dos métodos: físico y sintético.

 

2.1.- Replicación física

En la replicación física, la empresa gestora del ETF compra en efecto los activos financieros que están incluidos en el índice.

Replicación física.jpg

A veces no es siempre posible hacer una réplica física total de todos los valores del índice, ya sea porque el índice contiene muchos valores y originaría elevados costes o porque los mercados de algunos valores no tienen la suficiente liquidez. En estos casos la replicación física total llega a sus límites y se utilizan herramientas analíticas y procedimientos de optimización matemática para definir el subconjunto de los componentes del índice que lograrán un rendimiento similar al de los valores originales representados en el índice. A esto se le llama replicación física optimizada o por muestreo (Sampling).

 

2.2.- Replicación sintética

Por el otro lado, en la replicación sintética o también llamada SWAP, la gestora del ETF efectúa un intercambio (swap) con una contraparte, que por lo general es un banco de inversión. Para ello, la gestora se puede crear una cartera de valores a su voluntad, por ejemplo de grandes empresas europeas, y se compromete a canjear con la contraparte el rendimiento de ese portfolio, que él ha creado, a cambio del rendimiento del índice en cuestión. A este acuerdo de intercambio financiero de rendimientos se le llama contrato de Swap y es un método muy sencillo ya que se basa simplemente en contratos.

Replicación sintética SWAP.jpg

Si se comparan el método sintético con la replicación física, existe por lo general una desventaja para el método sintético: El riesgo de crédito de la contraparte. El riesgo de crédito de la contraparte es el riesgo de que la contraparte, con la que se ha llegado a un acuerdo de intercambio, se vaya a la quiebra durante la vida del contrato y por lo tanto no se pueda ejercer el intercambio de rendimientos. El método de replicación físico no tiene este riesgo ya que en este método se compran verdaderamente las acciones.

Riesgo de contraparte.png
 

3.- Tipos de ETF

Los ETFs nos abren la puerta a un nuevo mundo de oportunidades de inversión, ya que nos permiten acceder a una amplia gama de activos, que en muchos casos son de difícil acceso para personas físicas. Hay muchos tipos de ETFs atendiendo a la naturaleza de los activos subyacentes de los índices que representan:

  • ETFs de renta variable: el comportamiento del ETFs está ligado al comportamiento del índice bursátil de acciones que representa.

  • ETFs de renta fija: aquellos que copian los índices de activos finacieros de deuda que representan cestas de bonos u obligaciones públicas o privadas.

  • ETFs sobre índices según capitalización: son los que copian índices que representan a grupos de valores atendiendo a su capitalización bursátil.

  • ETFs monetarios: copian índices de activos de deuda estatal a corto plazo con máxima calificación de crédito.

  • ETFs nacionales, regionales o globales.

  • ETFs sectoriales: aquellos que hacen referencia a índices de diferentes sectores empresariales, tales como sector bancario, sector tecnológico, sector textil, etc..

  • ETFs de materias primas: replican índices de grupos de empresas que trabajan con petróleo, oro o trigo entre otros.

  • ETFs con factor: hacen referencia a índices que representan a empresas que cumplen una característica o factor, como por ejemplo factor calidad o factor valor.

  • Mención especial merecen los ETF Inversos (llamados Short-ETFs en inglés), los ETF apalancados (llamados Leverage ETFs en inglés) y los ETFs apalancados inversos o ultra apalancados.

 

Un ETF Inverso se comporta opuestamente al índice. Si por ejemplo tomamos el IBEX 35 como índice y este cae un 2%, esto significaría que su ETF Inverso aumentaría en ese mismo momento un 2%. A la inversa, si el IBEX 35 sube un 2%, su ETF Inverso caería lógicamente un 2%.

Ejemplo ETF inverso

Ejemplo de la cotización de un ETF inverso

Un ETF apalancado o con apalancamiento participa de un modo sobre proporcional de los beneficios o pérdidas del índice. Si por ejemplo tenemos un ETF indexado al IBEX 35 con apalancamiento de 2 y el IBEX 35 sube 2%, eso significa que mi ETF sube 4%. Por el contrario, si el IBEX 35 cae 2%, cae también mi ETF un 4%. Nos beneficiamos de forma sobre proporcional si el índice sube y perdemos a su vez de forma sobre proporcional si el índice cae.

Los ETFs ultra apalancados son una mezcla de estos dos últimos.

Los ETFs de renta variable están compuestos por acciones de empresas cotizadas. Estas empresas en las que invierte el ETF, como suele ser habitual, reparten dividendos entre sus accionistas. Existen dos tipos de ETF atendiendo al tratamiento que reciben los dividendos que perciben de las empresas en las que invierten:

  • ETFs de acumulación y

  • ETFs de distribución

 

ETFs de acumulación significa que el fondo reinvierte los dividendos, cobrados por las empresas del fondo, de nuevo en el ETF haciendo aumentar su cotización. En cambio los ETFs de distribución, como indica su nombre, si que reparten los dividendos a los inversores

 

4.- Ventajas de los ETFs

Diversificación

La mayor ventaja de los ETFs es su diversificación o mejor dicho su distribución del dinero en múltiples sectores, países o activos financieros. Esto hace disminuir el riesgo global de inversión.

Liquidez y transparencia

La segunda ventaja es la cotización, lo que hace que estos fondos sean muy líquidos y transparentes.  Al ser fondos de inversión cotizados y ser negociables en el mercado secundario, se pueden comprar y vender o dicho de otra manera, se puede entrar y salir del ETF en cualquier momento haciéndolos productos financieros muy líquidos. A su vez son productos muy transparentes ya que gracias a la cotización es posible ver en cualquier momento no solo su valoración sino la cesta de los valores que componen el ETF.

Bajos costes

Otra de las ventajas son los bajos costes. Como he mencionado anteriormente, los ETFs son gestionados pasivamente y al contrario que en otros productos financieros como los fondos de inversión no hay que pagar a gestor o gestores activos del fondo. El gestor de un ETFs tiene que reproducir solamente una vez el índice y solamente volver a actuar cuando los activos del índice son modificados. Si continuamos con nuestro ejemplo del IBEX 35, cuando una empresa abandona el IBEX 35 y por consecuencia una de las empresas del IBEX Medium asciende al IBEX 35, solo entonces la gestora del ETF tiene que actuar vendiendo las acciones de la empresa que ha abandonado el IBEX 35 y comprando las acciones de la empresa que ha ascendido.