symbol_negative_486.png
¿Qué es la diversificación?

¿Qué es la diversificación?

Como todo en la vida, no hay nada que esté libre de riesgo, las inversiones financieras no son una excepción. La diversificación es esencial para tener éxito a la hora de invertir. Pero, ¿porqué es conveniente diversificar nuestro patrimonio? y ¿cómo podemos lograr una cartera verdaderamente diversificada?

 

1.- ¿Qué es la diversificación?

Cualquiera que hable de inversiones financieras, también habla de riesgos. Antes de invertir tu dinero en activos financieros, debes conocer los riesgos asociados a cada uno de estos. Solo entonces, podrás distribuirlos y minimizarlos en un segundo paso. En lo relativo a finanzas, la diversificación se trata de distribuir tu dinero entre diferentes tipos de inversiones y tipos de activos, con el objetivo por un lado de evitar una pérdida total del capital invertido y por otro lado, de beneficiarte del mayor número de empresas con rendimientos excepcionales.

 

2.- Correlación entre el riesgo y la rentabilidad en las inversiones financieras

A la hora de invertir, es muy importante comprobar con regularidad cuanto y qué riesgos conllevan tus inversiones y como evitar el riesgo de perder dinero. En el pasado, ha habido suficientes ejemplos tanto de inversores privados como de bancos o compañías de seguros, que subestimaron dichos riesgos.

En el cambio de siglo, muchos inversores privados perdieron un montón de dinero debido a las expectativas de crecimiento y rendimiento poco realistas de empresas tecnológicas jóvenes, cuyas altas valoraciones no estaban justificadas. A esto se le conoce como la burbuja de las .COM.

No hace falta irse tanto tiempo atrás. Durante la crisis económica mundial de 2008 y 2009 algunos bancos, como Lehmann Brothers, incluso tuvieron que declararse en bancarrota porque juzgaron mal los riesgos del mercado inmobiliario estadounidense.

Estos ejemplos tienen el mismo denominador común, inversores que solo se fijan en elevadas rentabilidades olvidándose de un principio básico, el de que altas rentabilidades significan al mismo tiempo un mayor riesgo.

Cuanto más arriesgada es una inversión, mayor será el rendimiento potencial, que los inversores exigen a cambio de ese mayor riesgo. Quién quiere una inversión más segura, se tiene que conformar por lo general con una rentabilidad menor, pero a su vez más seguro. En el artículo dónde explicamos lo que son los bonos, vimos que por ejemplo los bonos de Estado de Brasil arrojan un mayor rendimiento que los bonos de España, Japón o Colombia. Los inversores exigen ser compensados por un mayor riesgo y por ello el Estado brasileño tiene que ofrecer unos bonos con intereses más elevados. ¿Por qué es más arriesgado invertir en Brasil? Esto es así, porqué la probabilidad de que Brasil no pague total o parcialmente sus deudas se estima que es mayor que la de España o Japón. Si ahora comentamos el caso de Argentina, dónde hace unos meses el Estado anuncio una suspensión de pagos de su endeudamiento público, es decir, una parte de los inversores no recuperó el dinero de sus bonos de Estado. Por ellos los bonos de Argentina tienen una rentabilidad claramente mayor, porque el riesgo de que el Estado argentino entre de nuevo en suspensión de pagos en bastante mayor. Los Estados que son considerados menos arriesgados, pagan menos intereses a sus inversores o tenedores de bonos por su endeudamiento público, que los Estados, que presentan un mayor riesgo.

Ahora que sabemos identificar dónde hay más o menos riesgo, debemos preguntarnos, cómo reducimos el riesgo de nuestra cartera de inversión. La palabra clave para minimizar el riesgo es diversificación.

 
Diversificación

La expresión “no poner todos los huevos en la misma cesta” es seguramente conocida por todos. ¿Por qué se dice esto? Pues bien, si la cesta, dónde están todos los huevos, se cae, presumiblemente todos los huevos se romperán a la vez. Por este motivo es mejor distribuir los huevos en distintas cestas. El principio de distribución del riesgo se remonta a los dos profesores Harry M. Markowitz y Merton H. Miller [The Founders of Modern Finance: Their Prize-Winning Concepts and 1990 Nobel Lectures], quienes investigaron el efecto positivo de diversificación sobre riesgo y rentabilidad. Gracias a ello obtuvieron un premio Nobel. 

3.- Los dos tipos de riesgo

Para saber cómo minimizar el riego, debemos primero saber, que hay dos tipos básicos de riesgo en los activos financieros: El primero es el riesgo individual y el segundo es el riesgo general del mercado, que todos los activos financieros conllevan.

Los dos tipos de riesgo se explican bastante bien utilizando al propietario de un coche como ejemplo. El propietario de un coche tiene un riesgo individual sobre el coche por ejemplo por robo. Si su coche pasa mucho tiempo aparcado en la calle o no dispone de alarma contra robo o es fácil de abrir para un ladrón, eso es un riesgo individual de su coche. También las empresas tienen un riesgo individual, por ejemplo, cuando tienen unos malos directivos o por baja competitividad o por disputas legales que solo atañen a esa empresa.

El riesgo de mercado o también llamado riesgo sistémico es un riesgo general. Si por ejemplo, hay una tormenta de granizo en la zona y el coche sigue aparcado fuera de un garaje, no sólo un coche se verá afectado, sino todos los coches de esa zona. Lo mismo pasa con las empresas, cuando todo un mercado pierde valor, como por ejemplo el mercado español, entonces todas las empresas se verán afectadas independientemente de lo buena o mala que sea la empresa. Aunque la empresa tenga una muy buena posición en el mercado existe una alta probabilidad de que sus acciones pierdan valor en el mercado.

 

4.- La diversificación como minimizador del riesgo

Ahora que conocemos los dos tipos de riesgo, tenemos que plantearnos como los podemos minimizar. El riesgo individual lo podemos minimizar copiando el modelo de los seguros. Si el propietario del coche quiere asegurar su coche por ejemplo contra robos, contrata un seguro del automóvil contra robos y paga periódicamente una prima al seguro, que cubre el riesgo financiero en caso de que su coche sea robado parcial o totalmente. A cambio, la compañía de seguros asume el riesgo de sustracción y le paga una cantidad en caso de robo, puede incluso que una cantidad mayor a la suma de todas las primas que ha pagado hasta la fecha de la sustracción. La compañía de seguros se puede permitir esto ya que asegura contra robo miles de coches y así distribuye el riesgo entre muchos propietarios. La compañía de seguros sabe que, si el riesgo de robo en una zona es del 2%, entonces tendrá que sustituir o reparar aproximadamente 2 de cada 100 vehículos asegurados al año. Sobre una base grande de asegurados, la compañía de seguros calcula cuanto de elevada tiene que ser la prima para compensar las posibles sustracciones. El riesgo de robo se distribuye de esta forma entre todos los asegurados. Lo mismo se aplica a la hora de invertir, tiene poco sentido invertir todo el capital en una sola empresa o en una sola acción, con un riesgo individual elevado. Tiene más sentido distribuir ese dinero entre distintas empresas. Al igual que la compañía de seguros se puede reducir así el riesgo individual.

El riesgo de mercado se puede minimizar de igual forma que el riesgo individual. En nuestro ejemplo, si el riesgo de robo en la zona aumenta del 2% al 10%, la compañía de seguros podría quebrar rápidamente si no ajusta correspondientemente la prima. Para compensar este riesgo, la compañía de seguros puede añadir otros tipos de seguros, como por ejemplo los seguros de llantas o seguros contra roturas de cristales u otros daños. Adicionalmente, la compañía de seguros puede decidir operar en diferentes regiones, como por ejemplo en regiones que son socialmente más seguras y en regiones peor asfaltadas dónde los daños en llantas y cristales son más frecuentes. Así el riesgo se distribuye entre diferentes tipos de seguro y a su vez regionalmente. Traducido al mundo de las inversiones financieras, significa que se debe distribuir el dinero en diferentes cestas, es decir, invertir en diferentes países, invertir en diferentes sectores y en diferentes clases de activos financieros.

Es inevitable tratar los temas riesgo y minimización de riesgo a la hora de invertir. Aseguradoras y bancos emplean legiones de matemáticos y controllers, que no hacen otra cosa durante todo el día más que calcular y estimar riesgos y pensar como poder evitar esos riesgos.

Además de los riesgos individuales y de mercado, existen también otros tipos de riesgo como por ejemplo el riesgo de tipos de interés, riesgo de impago o el riesgo de cambio de divisas.

 

5.- Tipos de diversificación

Basándonos en el ejemplo de los coches y aseguradoras, es muy sencillo identificar las diferentes maneras de diversificar:

  1) La primera es la diversificación numérica que nos permite minimizar el riesgo individual. En vez de invertir 10.000€ en acciones del Banco Santander, es mucho mejor invertir 1.000€ en las 10 mejores empresas del IBEX35. Gracias a los ETFs se puede empezar a invertir a partir de capitales muy pequeños y con acceso no sólo a 10 empresas o las 35 empresas del IBEX35 sino a un número muchísimo mayor.

 

  2) La segunda es la diversificación geográfica. Existen ETFs que además de permitirte una diversificación numérica, también te permite una diversificación geográfica, distribuyendo el capital entre los diferentes continentes o entre países desarrollados y países en vias de desarrollo.

  3) Muy de la mano de la diversificación geográfica debe de ir también la diversificación en divisas. Está bien invertir en España, Alemania e Italia, pero si el Euro pasa por una fase bajista, nuestras inversiones se verán negativamente afectadas. Por esto es importante diversificar también en diversas divisas para no estar expuesto únicamente a una única divisa.

  4) Y por último nos queda hablar de la diversificación de activos financieros. Existen multitud de activos dentro de los mercados financieros más allá de las acciones, como pueden ser los bonos, productos derivados o los fondos de inversión. Sin embargo, conviene diversificar más allá de los mercados financieros incluyendo en nuestro portfolio inversiones inmobiliarias e inversiones alternativas, como el crowdlending, el crowdfunding, créditos P2P o cryptomonedas.