symbol_negative_486.png

¿Qué es la inversión pasiva?

 

1.- ¿Qué tipos de inversión hay?

A lo hora de invertir hay básicamente dos formas, una por cuenta propia y la otra comprando un fondo de inversión, en este caso estamos delegando la inversión de nuestro capital a una gestora. Independientemente de la forma de inversión existen dos enfoques: la gestión pasiva y la gestión activa.

 
Inversión activa y pasiva.jpg

En este artículo vamos a hablar entonces de la inversión pasiva, qué es, sus diferencias con la inversión activa, cuales son los instrumentos de la inversión pasiva así como cuáles son sus ventajas y desventajas y al final hablaremos de para quién es apropiada la inversión pasiva.

2.- Diferencia entre inversión activa e inversion pasiva

Para explicar qué es la inversión pasiva, vamos a ver primero en qué se diferencia de la gestión activa. El objetivo principal de la inversión activa es batir al mercado, es decir obtener una rentabilidad superior a la de la media del mercado o la de su índice de referencia. Por ejemplo, si yo únicamente invierto en acciones de empresas españolas, el objetivo de mi portfolio de acciones será conseguir una mayor rentabilidad que el índice de referencia IBEX35.

Los conceptos que utilizan los inversores activos para intentar alcanzar este objetivo son por un lado el Stockpicking y por otro el Market Timing. El Stockpicking significa buscar activamente las acciones de las empresas, que ellos creen, obtendrán en el futuro un mejor rendimiento que la media del mercado. El Market Timing significa, que los inversores activos intentan pronosticar cuál es el mejor momento para comprar y cuál es el mejor momento para vender, es decir, cuando una acción se encuentra en horas bajas para poder comprarla y cuando una acción se encuentra en un buen momento para venderla. El objetivo principal del Market Timing es por lo tanto anticipar los movimientos del mercado.

 
Stock Picking y Market Timing.jpg

Ambos conceptos, Stockpicking y Market Timing no existen en la estrategia de inversión pasiva, ya que su objetivo no es batir al mercado. Invertir pasivamente significa obtener la misma rentabilidad que el mercado o que su índice de referencia, en lenguaje financiero se llama replicar el mercado o el índice.

Inversi%C3%B3n%20pasiva%2C%20replicar%20

Volviendo al ejemplo anterior, la inversión pasiva no intentará predecir qué acciones españolas ofrecerán mejores rentabilidades que el IBEX35. Si lo que queremos es invertir en el mercado de las mayores empresas españolas, invertir pasivamente significa comprar el índice de referencia IBEX35 en su totalidad. El mercado español no es ni el único ni mucho menos el mejor que existe. Hay índices de referencia para prácticamente todos los países del mundo, para diferentes regiones e incluso índices que replican la economía global. Si queremos replicar la economía de todo el mundo, debemos comprar un índice que la represente, como por ejemplo el MSCI All Countries World Index.

El fundamento teórico de la inversión pasiva se basa en la teoría de la eficiencia de los mercados de Eugene F. Fama [The Fama Portfolio: Selected Papers of Eugene F. Fama], galardonado con el premio Nobel de Economía en el 2013. Dicha hipótesis dice que los mercados financieros son eficientes por sí solos y que los precios de los activos financieros que se negocian en los mercados financieros reflejan toda la información existente. Como todos los inversores poseen la misma información, los precios están perfectamente valorados, es decir, no están ni sobre- ni infravalorados. Esta hipótesis implica que no es posible batir al mercado de manera consistente y a largo plazo.

Esto es lógicamente un concepto muy teórico y como todos sabemos, los mercados financieros son todo menos eficientes. Aun así hay muchos estudios, que demuestran que menos del 5% de todos los fondos de inversión de gestión activa han sido capaces de batir a sus índices de referencia. Por supuesto que hay fondos que lo han logrado a lo largo de los años, sin embargo las rentabilidades pasadas nunca son garantía de cómo va a evolucionar el fondo en el futuro.

3.- El instrumento perfecto para la inversión pasiva

Los instrumentos de los que dispone la inversión pasiva son los fondos de inversión de gestión pasiva. Los fondos de gestión pasiva son dos, los fondos indexados o fondos índice y los ETF – Exchange Traded Funds. Se dice que los ETF son los instrumentos perfectos para la inversión pasiva por cuenta propia, ya que los ETF permiten ser comprados y vendidos en la Bolsa,  además de que por lo general los ETF son más baratos y más líquidos que los fondos índice. Por este motivo, nos vamos a centrar a partir de aquí en los ETF como instrumento de inversión pasiva. Los ETF aparecieron en los años 70 para dar solución al hecho de que la mayoría de los fondos de inversión no conseguían batir a su índice. La inversión pasiva es lo mismo que hacen los ETF, invertir ciegamente en las acciones que componen el índice así como en su proporción y así replicar el índice y por lo tanto su rentabilidad. Con ayuda de los ETFs puedes entonces comprar índices completos y obtener por tanto el rendimiento del índice o del mercado. De esta manera estarás invirtiendo pasivamente.

 

4.- Ventajas de la inversión pasiva

Tiempo

En primer lugar la inversión pasiva consume mucho menos tiempo que la inversión activa. No tienes que realizar Stockpicking, ni buscar individualmente los activos financieros ni seguir los mercados financieros para comprar o vender en el momento oportuno. Lo que más tiempo te va a llevar es la selección del ETF, pero por lo demás es una inversión sencilla de realizar, para la que no hace falta ser un experto ni invertir muchas horas para invertir en productos de inversión pasiva.

Diversificación

Además gracias a los ETFs la inversión pasiva tiene la ventaja de que está intrínsecamente diversificada. El hecho de replicar todo el mercado reduce considerablemente el riesgo individual de cada una de las empresas. Si compras por ejemplo un ETF del índice MSCI World, estás invirtiendo al mismo tiempo en más de 1.600 empresas. 

Comisiones muy bajas

Otra ventaja de la inversión pasiva son los bajos costes. En los fondos de inversión tienes que pagar por lo general entre el 1% y el 5% de comisión de suscripción y además las comisiones implícitas son relativamente altas. Con los Exchage Traded Funds estas comisiones implícitas son mucho menores y en la mayoría de ellos no existe comisión de suscripción.

Bajo capital de entrada

Como última ventaja cabe mencionar que la inversión pasiva requiere un bajo capital de entrada.  Con apenas 25€ al mes puedes empezar a invertir pasivamente y aumentar tu patrimonio.

 

5.- Desventajas de la inversión pasiva

No bate al mercado

Por un lado nunca podrás obtener un rendimiento inferior al del mercado pero por otro lado tampoco podrás superarlo.

Efecto aprendizaje

La segunda desventaja de la inversión pasiva es el pequeño efecto de aprendizaje. Cuando inviertes activamente, ganas experiencia más deprisa. Esta desventaja se compensa con el hecho de que la inversión pasiva no conlleva tanto tiempo, tiempo que tienes para tu disfrute personal.

Sin capacidad de reacción

Otra desventaja de la inversión pasiva es que no tiene capacidad de reacción, es decir, cuando una empresa sufre una mala racha el gestor de un fondo de inversión activa vendería la acción de dicha empresa para comprar otra. Esto no pasa en la inversión pasiva.

Lento crecimiento del patrimonio

La lentitud es otra de las desventajas en comparación con la inversión activa y posiblemente la más importante para personas con poca paciencia, ya que con la inversión pasiva no podrás multiplicar su dinero en un corto período de tiempo pero a cambio, el riesgo es muchísimo menor y la rentabilidad es estable.

Reducción de la democracia del accionariado

Por último, hay que decir que la inversión pasiva produce perjuicios a la democracia en la asamblea de accionistas, ya que en muy contadas ocasiones los inversores de ETF pueden ejercer su derecho a voto en la asamblea general de las sociedades anónimas. Por lo que cada vez hay más capital ingresado en las empresas que no está suficientemente representado en la asamblea general.

 

6.- ¿Para quién es apropiada la inversión pasiva?

En conclusión, se puede decir que la inversión pasiva merece la pena sobre todo para principiantes que aún no tienen un gran patrimonio ni tampoco una gran experiencia invirtiendo. Es una forma muy sencilla de acumular experiencia sin correr un gran riesgo y a la vez hacer crecer lentamente el patrimonio.

La inversión pasiva es también muy recomendable para aquellos que no tienen el tiempo ni los conocimientos necesarios ni tampoco el interés en profundizar en materia financiera pero que sin embargo quieren aumentar su patrimonio con una alternativa sensata a las formas tradicionales de ahorro.

En el caso de que quieras empezar de 0, es recomendable ahorrar todos los meses como mínimo 25€ en un plan de inversión y comprar con ellos periódicamente un ETF de tu elección como por ejemplo un ETF sobre el mercado de acciones europeo o bien sobre el mercado global. De esta manera acumulas tus primeras experiencias con el mundo de la inversión además de aprovechar el efecto del “Dollar-Cost-Averaging”.